O estado ruinoso da igrexa parroquial de Xinzo no século XIX.

 

 

No ano 1859, o párroco de Xinzo, Xosé Gómez Muíños, fixo presente repetidas veces aos seus fregueses o estado ruinoso do tellado e a parede norte da igrexa parroquial e indicaba que: “es imprescindible la necesidad de acudir a tamaña urgencia, tan perentoria por cierto, que cada día amenaza venirse abajo todo el techo y ocasionar acaso una terrible desgracia y catástrofe, si la casualidad fuese tal que aconteciese el desplome en el acto de celebrar los divinos oficios cuando los fieles están reunidos a oírlos”. 

O párroco, coa anuencia e consentimento do concello e dunha comisión de veciños notables, probos, honrados e de afinco na vila e no barrio de Baronzás, acordaron o prego de condicións que había de servir para o remate das obras da reedificación da igrexa. As condicións eran reedificar ata quedar con completa firmeza e seguridade a parede norte da igrexa, e construíren toda a nave dous arcos de pedra de granito compacto e fino, das canteiras que abastecían as obras da vila, sólidos e capaces de recibir bóveda como xa tiña o coro. Os ditos arcos debían ser semicirculares e a abertura da luz deles, partindo desde a tribuna, iría de maior a menor. Con respecto á carpintaría, a madeira para arranxar o tellado tiña de ser toda de castiñeiro, do mesmo modo que os pontóns, vigas e tirantes. Asinan o documento os seguintes veciños: Francisco Losada, polo concello; os escribáns Vicente Díaz Teixeiro e Francisco Cadórniga; e os veciños Domingo Gómez, Isidro García, Fernando Álvarez, Andrés Taboada, Ramón de Saa, José Leonato e Miguel Camuñas.

Con data de10 de abril de 1860, o párroco escribe ao bispo de Ourense, indicándolle: “que la nave de esta iglesia parroquial se halla en un estado ruinoso, se han desnivelado sus hiladas de la pared del norte, la mayor parte del techo se ha desplomado más de una vara y está todo él podrido, efecto de sus muchos años, y solo a fuerza de puntales se tiene evitado su total ruina. Es de toda necesidad su composición, lo primero por la decencia de la casa de Dios, y tanto más que como cabeza de partido y pueblo de tránsito debe ser el modelo. Lo segundo por evitar una desgracia, o muchas, que pueden suceder si se desploma cuando el público está reunido en los divinos oficios. Y lo tercero porque en días de aguacero toda el agua cae dentro de la misma y no se acomodan las gentes en la parte segura, pues toda ella no alcanza para recoger al pueblo […] he publicado por carteles esta obra para saber a cuánto ascendería y la más ventajosa postura es la cantería 5.500 reales, y la carpintería 3.000. Tiene la fábrica de fondos disponibles 5.000 reales y para pagar el resto se irán pagando sucesivamente según vayan recogiendo fondos para la misma […] Suplico pues a SSI se digne conceder licencia para hacer las expresadas obras […]”. 

O bispo, con data de 12 de abril, contesta: “Concedemos con el mayor gusto al párroco exponente, la licencia que solicita para hacer en su parroquia las obras y reparaciones que hace motivo, esperando de su celo las harán con la posible economía, y que se llevará cuenta justificada de lo invertido. Gastados que sean los 5.000 reales de que dispone la fábrica, pondrá en nuestro conocimiento lo que falte hasta la conclusión de la obra para auxiliarle a llevarla a cabo, con las cantidades que podamos del fondo de Reserva”[1].

Do mewu libro: <Xinzo der Limia na memoria>.

 [1]Arquivo da parroquia de Santa Mariña, de Xinzo de Limia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s