A EDREIRA, EL ÚLTIMO BASTIÓN DE LA RESISTENCIA EN OURENSE [ 18 en el balneario ]

12987199_1170804506271195_4618355554781827525_n

O meu amigo o escritor e peridodista Xosé Dominguez, despois dun longo traballo de investigación documetal, bibliográfico e de traballo de campo, así como de multitude de entrevistas persoais, está a punto de ver nas livrarías o seu libro que nos abrirá os ollos sobre o que sucedeu no casarío da Edreira, refuxio da  II Agrupación do Exército Guerrilleiro de Galicia. Libro do que publicamos unha pequena sinopsis de Xosé Dominguez:

SINOPSIS: Rota la unidad de acción de la Resistencia en Galicia desde el Congreso de los Vales de Casaio de julio del 46, el llamado Trienio Negro supuso a mediados de 1948 la necesidad de replegar la dirección de la II Agrupación (la de corte comunista) sus efectivos al interior de la montaña ourensana. Mientras los de la  I Agrupación seguían en El Bierzo, Valdeorras y el sur de Lugo, 17 hombres y una mujer situaron su Cuartel General en la Casa da Edreira, en pleno corazón del Macizo Central ourensano, cuando la presión del Régimen se hizo insostenible. Así A Edreira se convirtió en el último bastión de la Resistencia en Ourense hasta arder por el fuego de los guardias y el Régimen a mediados del mes de marzo del 49.

A Edreira, el último bastión de la Resistencia en Ourense concreta algunos de los episodios vividos por el grupo dirigido por Samuel Mayo Méndez, Saúl, y Benigno Fraga Pita, Alejandro y Alejandro el Viejo, el final de este lugar, la muerte o ejecución del patriarca de la familia Galán y la ignominia a la fue condenada aquella familia de una madre y sus diez hijos. Pero también logra establecer no sólo la conexión durante 9 intensos meses de este lugar con el operativo de Resistencia en sus momentos más difíciles, sino la que existió entre aquel grupo y el cerco a seis guerrilleros en la capital ourensana del 18 de marzo del 49 en la llamada Casa de Las Mercedes. Que en realidad ni se ubicó en este punto de la capital ourensana ni fue nunca una casa al servicio de la Resistencia, como establecieron varios historiadores. Igual que Benigno Fraga Pita, el comisario político enviado por el buró del Partido Comunista, no murió en A Edreira sino en la localidad de Candedo de Chandrexa de Queixa.

Ahora sabemos que A Edreira y La Casa de Las Mercedes ardieron casi a un tiempo y el mismo día, el 18 de marzo de 1949 (si bien algunos testimonios orales sitúan la que quema de A Edreira en la mañana del 19). Una vez que el Régimen constató que, aún en sus horas más bajas de moral y recursos, la II Agrupación no sólo no enterraría las armas sino que preveía celebrar La República la noche del 13 al 14 del mes siguiente, abril, volando un tren a la entrada de la capital ourensana y reventando A Ponte da Lagoa en la hoy vieja carretera de Madrid, en Xinzo de Limia. La investigación concluye también que cuatro guardias ejecutaron a Francisco Fernández González, O Galán, el patriarca de aquella familia con la que se habían asentado los 18 guerrilleros de la II Agrupación, a las 14:30 Hs. del viernes, 25 de marzo del 49, en plena Serra de Camba, en el punto exacto de As Airas da Escada do Medio. Todo hace indicar que ni O Galán ni el vecino de Camba, Constantino Costa, cayeron por disparo alguno que intentara abortar la versión oficial de un intento de fuga.

El análisis criminológico y forense del médico y antropólogo Fernando Serrulla Rech, a partir de la autopsia realizada a los cadáveres de Galán y del vecino de Camba, determina que difícilmente ambos habrían sido abatidos para frustar un intento de fuga. Los siete disparos que recibió O Galán denotan haber sido hechos a corta distancia, entre otras razones tanto por la proximidad entre ellos como porque ninguno de los proyectiles quedó atrapado en el cuerpo de Francisco Fernández. Y otro tanto habría ocurrido con el vecino de Camba. Algo conducente más a una ejecución que a la versión de los hechos establecida oficialmente.

La investigación de Xosé Domínguez concreta el final de los días de la mayoría de aquellos 18 de A Edreira, pero también los que siguieron para aquella familia cuyos diez hijos optaron por una tan discreta como obligada salida al extranjero. Y sitúa a los actores (los Galán y los guerrilleros) y al escenario (A Edreira) como partes que fueron de una historia (el final de la II Agrupación del Exército Guerrilleiro de Galicia) en su tiempo (mediados de 1948 a los de marzo del 49).

Hasta ahora A Edreira aparecía escasamente aludida en algunos trabajos de investigadores sobre la Resistencia en Galicia. Ahora, este trabajo debiera servir para sacar a este lugar y a su historia de esa especie de nebulosa en la que siempre ha permanecido, a expensas más de supuestos y epeculaciones que de hechos y certezas, tantas veces convertida en lo que cada cual quiso que A Edreira fuera. Quizá por ello idealizada muchas veces y como mágica tantas otras todavía para muchas gentes de los lugares más próximos.

El autor de A Edreira, el último bastión de la Resistencia en Ourense no aspira con este trabajo más que a sentar unas primeras bases de lo ocurrido aquí a los estertores de la II Agrupación del Exército Guerrilleiro de Galicia, y asume que habrán de llegar más y nuevos datos que concreten e incluso corrijan algunos de los ahora publicados. En cualquier caso, era preciso rescatar del olvido a este lugar y a su historia, y a muchos de sus muertos de esa inexistencia mayúscula que es que ni siquiera se supiera que un día murieron.

12985377_1170804556271190_4345366555936298370_n

——

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s